CNA

Centro Nacional de Aceleradores

Uso de técnicas nucleares para el análisis de vidrieras medievales

El Centro Nacional de Aceleradores (Universidad de Sevilla-Junta de Andalucía-CSIC) en colaboración con el Instituto de Cerámica y Vidrio del CSIC ha analizado fragmentos de las vidrieras del monasterio burgalés de “Las Huelgas” con el fin de observar la homogeneidad de las capas del vidrio.

A finales del siglo XII, Alfonso VII y su mujer impulsaron la construcción de un monasterio de la orden Cisterciense donde las mujeres de la nobleza podrían desarrollar su vida religiosa y que a la par serviría de panteón real. Se trata del Real Monasterio de las Huelgas y se ubicó en Burgos. Durante el medievo, este monasterio alcanzó un gran poder y autonomía, hasta el punto de depender exclusivamente del Papa.


Algunas muestras de su rica ornamentación, rasgo de su importancia en la época, son las vidrieras de la iglesia del monasterio. Estas vidrieras coloreadas fueron realizadas por artistas franceses entre finales del siglo XII y el siglo XIV.

Este tipo de vidrieras poseen una estructura particular; no se encuentran coloreadas homogéneamente aunque si están formadas por distintas capas de vidrio de color rojo separadas entre sí por otras capas incoloras.


La identificación de distintas capas de vidrio rojo ha permitido realizar una distinción entre distintos procesos y periodos de producción. La utilidad de emplear distintas capas de color rojo y otras capas intercaladas de vidrio transparente era la de permitir pasar la luz con la intensidad deseada y que el cristal final tuviese la transparencia requerida.


El fragmento analizado en el CNA, de apenas un par de milímetros de largo, procede de la ventana de San Pedro y se extrajo durante la restauración de la misma en el año 2007. Este análisis ha permitido obtener mayor información sobre el proceso de producción de la vidriera para su satisfactoria conservación. Obteniendo información sobre los elementos mayoritarios presentes en la muestra estudiada de vidrio se puede conocer el periodo de fabricación, procedencia, así como el método de producción. Para ello se ha utilizado la técnica PIXE, basada en la emisión de rayos X de la muestra inducidos por partículas, siendo uno de los rasgos fundamentales de esta técnica el ser un análisis no destructivo, lo cual la convierte en una técnica idónea para muestras irremplazables.


Los resultados obtenidos han aportado información sobre altos niveles de potasio en el vidrio, lo cual pone de manifiesto el uso de ceniza de madera, confirmándose con este hecho el periodo medieval y región centroeuropea de su fabricación. De igual modo, se ha comprobado que la distribución de elementos es homogénea salvo para el cobre y el zinc, que aumentan en las franjas rojas, proponiéndose como hipótesis que polvo de latón rojo se ha añadido al cristal trasparente para darle al vidrio el color rojo.


Por último, el procedimiento de producción podría haber consistido en una introducción alternativa del molde en una mezcla transparente y otra mezcla roja controlando el grosor de la capa roja y la transparencia e intensidad del cristal final.