Objetivos de la Instalación

Categoría de nivel principal o raíz: Proyectos Seleccionados Categoría: Proyecto PROSAS Publicado: Jueves, 15 Febrero 2018
Tratamiento del cáncer.
El objetivo fundamental de este proyecto es dotar al sistema sanitario público español de una herramienta, cualitativamente diferente de las existentes hoy dia en nuestro país, para el tratamiento del cáncer. Se pretende combinar la experiencia en radioterapia del personal del SAS, con la experiencia en aceleradores de partículas del personal del CNA, para conseguir un funcionamiento eficiente de la instalación. El objetivo es lograr, tras un periodo de puesta a punto, el tratamiento completo de 350 pacientes al año, en una sala de tratamiento. Una ampliación posterior del proyecto, prevista en la obra civil, permitiría la instalación de una segunda sala de tratamiento.
 
Como objetivos adicionales, siempre subordinados a la consecución del objetivo fundamental, están los siguientes:
 
Estudios de radiobiología relacionados con el tratamiento del cáncer.
El acelerador de en torno a 250 MeV será, además de una herramienta para tratamiento del Cáncer, una herramienta fundamental para los estudios de los efectos biológicos de la radiación destinados a optimizar el tratamiento. En una primera fase, se extenderán los estudios dosimétricos y radiobiológicos realizados con los aceleradores actuales del CNA a un rango de energía más alta. Esto permitirá abordar una problemática más amplia en la que sea relevante la comunicación celular y que implique irradiar tejidos más profundos en organismos vivos. Posteriormente, se podrán realizar otros estudios preclínicos y ensayos clínicos, con la participación de investigadores en oncología. De esta forma, se logrará consolidar una comunidad de física médica que apoye a la comunidad clínica para mejorar las condiciones de tratamiento del cáncer.
 
Investigación en física y tecnología nuclear
El acelerador permite realizar estudios de las secciones eficaces de dispersión y fragmentación de diversos blancos nucleares por protones. Estos estudios son necesarios para conocer los procesos de fragmentación, que son necesarios para la simulación del efecto de la radiación en los seres vivos y en los materiales tecnológicos. El haz de unos 250 MeV es necesario para caracterizar el comportamiento de detectores de partículas cargadas, de neutrones y de fotones que se empleen en las instalaciones internacionales dedicadas al estudio de la estructura nuclear, como son GSI(Alemania), GANIL (Francia), TRIUMF (Canadá), MSU (EEUU) y RIKEN (Japón). Incluso para las instalaciones de física de partículas como el CERN (Suiza), la caracterización de detectores y el estudio de su resistencia a la irradiación son importantes de cara a la mejora de los detectores ATLAS y CMS cuando el LHC comience a funcionar a una intensidad más alta (2020). De esta forma, los grupos de investigación españoles tendrán una presencia internacional más relevante, y se logrará un retorno tecnológico mayor.
 
Ensayos de irradiación a alta energía.
La industria española relacionada con aviónica y espacio necesita poder caracterizar los materiales y los dispositivos electrónicos para mostrar que son robustos frente a la radiación. Esto se realiza ya, parcialmente, en las instalaciones del CNA, mediante el irradiador de 60Co, y los aceleradores Tándem de 3MV y Ciclotrón del 18 MeV para protones. El acelerador de aproximadamente 250 MeV de protones logrará completar estos estudios, permitiendo a las empresas la caracterización completa de los componentes frente a radiación en todo el rango de energía requerido. De esta forma, las empresas españolas del sector podrán incrementar sus capacidades y ser más competitivas en el sector aeroespacial.